TELEFONO CONTACTO

TELEFONO CONTACTO: ION-685 790 558
e-mail: ioncoga@gmail.com
e-mail: ion@areitzsoroa.e.telefonica.net

miércoles, 30 de marzo de 2011

FIJANDO NITRÓGENO, RESCATANDO PRADERAS

Habas y guisantes en floración, en cualquier huerto nos ofrecen una de las explosiones florales más bonitas de todas nuestras variedades hortícolas, a las cuales y puntuales a su cita llegan infinidad de bichillos voladores, pero sobre todo nuestros afanosos abejorros (Ej:Bombus locorum)
Esta maravillosa estampa ocurre en la parte aérea de la planta, pero… ¿en la parte subterránea?.Algo todavía más sorprendente y crucial esta sucediendo y se torna vital para el desarrollo de la vida en nuestro planeta.
Nos ponemos, como siempre, a observar e inmediatamente arrancamos una planta de haba(Vicia faba).Miramos atentamente las raíces y después de un examen más preciso nos percatamos de que la leguminosa en cuestión pone de manifiesto una serie de bolas pequeñas a intervalos.Estas revelan la presencia de una bacteria denominada Rhizobium,cuya especialidad consiste en convertir el nitrógeno del aire (el 79% del aire es nitrógeno) en amonio, una forma en que puede ser usada por las plantas.A cambio las bacterias reciben  del haba los azúcares que necesitan para  su crecimiento.Soló los nódulos rosados fijan nitrógeno activamente y el color rosa deriva de un pigmento casi idéntico a la hemoglobina de la sangre de los animales.En el nódulo actúa químicamente eliminando el oxígeno que de lo contrario interferiría en la bioquímica compleja de la fijación del nitrógeno.Los nódulos no rosados son muy jóvenes o contienen bacterias inefectivas; captan los azúcares pero ofrecen poco nitrógeno o ninguno a cambio.Son por lo tanto parásitos en vez de simbióticos.Cuando una raíz de un haba o de cualquier leguminosa que crece a través del suelo entra en contacto con una bacteria, los dos organismos efectúan una “conversación química”,de modo que se estimulan recíprocamente para producir una secuencia de sustancias químicas,y el punto final es el enroscamiento de la raíz alrededor de las bacterias.
La ventaja de la fijación del nitrógeno consiste en que la planta se independiza de la cantidad limitada de nitrógeno que existe en el suelo, por la cual tendría que competir con otras plantas.El problema para el haba y las demás leguminosas comienza cuando las hojas se empiezan a caer al suelo, estas ricas en nitrógeno enriquecen la tierra y es entonces cuando las otras plantas competidoras aprovechan la oportunidad y proliferan  a costa del trabajo de nuestras amigas.
Pero no os preocupeis, todo esta controlado, la balanza en nuestro ecosistema siempre es positiva, o cuando menos equilibrada.Cuando las leguminosas quedan eliminadas por sus competidores, situación que para darse lugar es necesario mucho tiempo, todas las demás plantas viven tiempos de bonanza hasta que el suelo comienza de nuevo a degradarse y como era de esperar surgen otra vez tréboles, vezas, argoma y un largo etcétera de leguminosas dispuestas al rescate de nuestra vieja pradera o huerto.
Una idea; si queréis rescatar vuestro vergel, dándole de nuevo fertilidad y equilibrio probad con esta mezcla:
Veza: 30-40 kg/ha
Centeno: 80 Kg/ha
Ray-grass: 0-10 kg/ha

¡Ya me contaréis!


 Habas en floración,momento en el que las bacterias fijadoras del nitrógeno están más activas


  Los nódulos de color rosáceo fijando nitrógeno activamente

No hay comentarios:

Publicar un comentario