TELEFONO CONTACTO

TELEFONO CONTACTO: ION-685 790 558
e-mail: ioncoga@gmail.com
e-mail: ion@areitzsoroa.e.telefonica.net

miércoles, 23 de marzo de 2011

ESOS CARÁBIDOS

Ayer  y como todos los años comencé la temporada de recolección de limacos, caracoles y alguna que otra oruguilla tempranera, de esas que sin enterarse uno van devorando “sin perdón” cualquier plantita que este a su alcance.Si, salgo a eso de las 22´00 horas con linterna, bolsa y guantes y sorprendentemente, no se si por la benevolencia de este invierno, me tropiezo con unas cuadrillas de escarabajos grandes, brillantes,con mandíbulas poderosas y largas patas, en realidad con aspecto amenazador.
Digo lo de cuadrilla por que se reúnen de tal manera que organizan premeditadas y calculadas cacerías  de limacos, caracoles, miriápodos y a saber que más individuos nocturnos.Los rodean y en un abrir y cerrar de ojos hincan sus mandíbulas en el viscoso cuerpo de los gasterópodos e inmediatamente comienza el festín.
Realmente son eficaces, así que ellos, luciérnagas, pájaros, sapos erizos, sirones, alguna trampa y… yo, la población de limacos y caracoles disminuye temporada tras temporada.
Estos escarabajos corredores llamados Carábidos les gusta dormitar durante el día debajo del acolchado donde  reina la humedad o deambular entre la sombra de los setos, borduras y vivaces de nuestro huerto.
Tener Carábidos en nuestro vergel es sinónimo de salud  vegetal, buen  funcionamiento y eficaz regulación de todos los ciclos del ecosistema huerto, en definitiva, todo va bien.
Hay muchos  Carábidos:negros,verde brillante, verde grisáceo pero todos con una forma y estructura bien definida, pero fundamentalmente grandes y largos, pudiendo alcanzar hasta los 3,5 cms,con un robusto caparazón y patas infinitas.Se sabe  de centenares de especies europeas y se les conoce también por el nombre de Cárabos,por ser Carabus el género más importante y representativo de la familia.Son de los que nunca fallan, siempre dispuestos al ataque.






                                                               Carabus memoralis

¡Ah!, cuidado con no molestarles demasiado, por que si se les altera más de lo normal son capaces de propinarnos uno de los peores olores que puedan existir.Su abdomen se hincha y ya podéis andar listos ¡preparad el jabón y la lejía!


No hay comentarios:

Publicar un comentario